Skip to main content

Advertencia de riesgo: Los CFD son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73,77 % de los inversores con cuentas minoristas pierde dinero al operar con CFD con este proveedor. Deberías considerar si entiendes cómo funcionan los CFD y si puedes permitirte correr el riesgo de perder tu dinero. Haz clic aquí para leer nuestra Advertencia de riesgo completa.

El 73,77 % de los inversores con cuentas minoristas pierde dinero al operar con CFD con este proveedor.

metals-pressure

No deja de crecer la presión sobre los metales preciosos. La corrección del dólar evidencia las ganancias del oro

Fri, 17/02/2023 - 18:52

Teniendo en cuenta que los precios de los metales preciosos se han mantenido grosso modo en el mismo nivel en el que se encontraban antes de la pandemia, bien podrían los inversores ser de la opinión de que aquellos vienen cotizando lateralmente durante más o menos un año. No obstante, muchos olvidan que los últimos 12 meses se han visto caracterizados por la inusitada fuerza del dólar estadounidense. Incluso si dejamos a un lado los máximos de mediados del verano, cuando el billete verde se situó durante algún tiempo por encima del nivel de paridad, el valor del dólar es casi un 15 % mayor al del euro con respecto a sus niveles previos a la pandemia. En la práctica, esto significa que el oro no solo ha mantenido su valor en tiempos hasta tal punto convulsos, sino que ha llegado incluso a registrar ganancias de dos dígitos "en el mundo real".

Tanto el oro como la plata se han prácticamente disparado desde el T3 del 2022, habida cuenta de que se han revalorizado entre un 10 % y un 15 % en cuestión de apenas unos meses. Puede que esto no parezca demasiado pero, si nos atenemos a lo que se considera normal para los metales preciosos, estamos sin duda ante una tendencia bastante pronunciada. ¿Estamos ante una señal de un inminente ciclo alcista? ¿Cuáles son los motores de este fuerte movimiento en los precios del que otra forma es un tipo de activo reservado? A lo largo de este artículo esperamos poder dar respuesta a todos estos interrogantes y muchos más, así como arrojar cierta luz sobre las previsiones a largo plazo para el oro y la plata a partir del 2024.

Posición 1: la debilidad del dólar favorece a los metales

Como mencionamos antes, el USD disfrutó en 2022 de uno de sus mejores años en más de dos décadas pero, como bien puede decirte cualquier inversor, la espuma sube disparada pero baja también con la misma rapidez, y es este precisamente el escenario al que estamos asistiendo en el caso del billete verde. Así, y desde un máximo de 1,04 a finales de septiembre del pasado año, la tasa cruzada del par EUR/USD ha disminuido ahora en más del 10 % hasta 0,93. La consecuencia directa de ello es que las ganancias del oro "en el mundo real", anteriormente visibles con respecto al euro, se han vuelto también más que visibles atendiendo al dólar.

Si a esto le añadimos además cierto incremento natural en la demanda de los metales preciosos a consecuencia de la inestabilidad geopolítica y una inflación por encima del nivel objetivo, la aparentemente rápida apreciación del oro y la plata cobra pleno sentido. Dado el que rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años es ahora algo menor, situándose en 3,61 %, la aversión al riesgo comienza a disminuir y haríamos bien en esperar que el metal dorado siga creciendo por encima de 1.880,00 $. Y lo que es más, la Reserva Federal de Estados Unidos está decidida a completar el ciclo de ajuste de su política monetaria para finales de año y, dado que los resultantes aumentos de los tipos ya se han tenido en cuenta, el oro tiene el viento a su favor para seguir elevándose sin que el dólar alce el vuelo y bloquee estas corrientes de aire.

Posición 2: todo sobre la inflación 

Tras un par de años realmente abrasivos para la economía mundial, parecería que ya hemos pasado lo peor y, si bien podría ser así, aún no hemos salido completamente de peligro. En efecto, la incertidumbre geopolítica en Europa y el Océano Pacífico, unida a la inseguridad inflacionaria, suponen que los activos que implican un reducido riesgo siguen siendo una atractiva cobertura para todos aquellos inversores que buscan diversificar. De hecho, y si bien se espera que tanto la Fed como otros de los principales bancos centrales eleven sus tasas terminales con incrementos adicionales totales de menos de 100 puntos básicos, no podemos dar por sentado que así será.

Si la inflación no cae por debajo de 4 %, los reguladores de todo el mundo se verán obligados a seguir adoptando políticas restrictivas, lo que no hará sino aumentar la demanda de metales preciosos. El banco canadiense CIBC considera que el promedio de precios para el oro y la plata será de cerca de 1.800 $ y 23,50 $ por libra a lo largo de 2023, lo que los sitúa prácticamente un 5 % por debajo de los actuales precios. Entretanto, los futuros del oro para abril se cotizaban por en torno a 1.887,30 por libra a finales de la pasada semana (10/02), mientras que los futuros de la plata para marzo permanecieron en 22,35 $. Valga sin embargo destacar nuevamente que estos precios se basan en la premisa de que en 2023 se producirán únicamente entre 1 y 2 nuevos aumentos por lo que, de darse incrementos adicionales, todas estas apuestas caerán por su propio peso.

Posición 3: ¿y qué pasa con las acciones?

Además de ETF de metales, los inversores pueden así mismo ganar exposición al oro, plata y otros metales preciosos mediante la compra de acciones en compañías mineras. Por supuesto, esta estrategia no resulta adecuada para cualquier persona, pero lo cierto es que la elevada volatilidad y regalías del minado pueden suponer mayores ganancias, a la vez que ofrecer un mayor nivel de diversificación sobre todas las materias primas con las que la firma en cuestión opera, Otra indiscutible ventaja que presenta este tipo de acciones es el hecho de que suelen comúnmente beneficiarse de dividendos bastante interesantes. Las firmas Vale, Barrick y Rio Tinto son agentes igualmente estables y consolidados en el sector de la minería de metales preciosos, y siguen siendo valoraciones altamente atractivas aun cuando sus ganancias promedio sean con mucho superiores a las del oro y la plata en los últlimos seis meses. De esta forma, Barrick ha crecido más del 20 %, mientras que Vale ha conseguido avanzar cerca del 30 % en el mismo periodo, y Rio Tinto destaca como líder indiscutible del sector con ganancias de prácticamente un 50 % desde septiembre.

Cabe también destacar los generosos dividendos ofrecidos por estos gigantes mineros, del 2,93 %, 8,86 % y 7,84 %, respectivamente. A pesar de estas ganancias por encima del mercado y del relativamente elevado rendimiento, la mayoría de analistas de Wall Street otorgan a Vale la categoría de Compra, y su objetivo de precio promedio de 18,64 represente un potencial por encima del 10 %. No obstante, si la inflación continúa siendo elevada y el apetito por el riesgo entre los inversores vuelve a disminuir, podríamos asistir a rendimientos incluso mayores.

Opta por CFD de oro (o plata) con Libertex 

Libertex te permite operar con CFD de una gran variedad de activos que comprenden desde acciones y ETF a criptomonedas y, cómo no, materias primas. Además del oro (XAUUSD) y la plata (XAGUSD), Libertex pone a tu disposición CFD sobre otros metales preciosos como cobre, platino o paladio. Y lo mejor de todo, con Libertex puedes retener tanto posiciones largas como posiciones cortas sobre cualquiera de los activos disponibles, lo que significa que siempre podrás tomar cartas en el asunto independientemente de la tendencia que creas acabará dominando el mercado. Para obtener más información o crear una cuenta de trading en tiempo real visita www.libertex.com

Advertencia de riesgo: Los CFD son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 89,1 % de los inversores con cuentas minoristas pierde dinero al operar con CFD con este proveedor. Se aplican spreads ajustados. Revisa nuestros spreads en la plataforma. Deberías considerar si entiendes cómo funcionan los CFD y si puedes permitirte asumir el alto riesgo de perder tu dinero.